Relaciones intermitentes

Mariela Michelena - relaciones discontinuasOn/Off

Te amo/Te odio

Ahora sí/Ahora no

Cualquiera de estas afirmaciones contradictorias retratan en qué consiste una relación intermitente. Como un faro, la relación intermitente se enciende y se apaga una y otra y otra y otra vez.

Peleas insalvables, denigrantes, que conducen a rupturas definitivas… que duran 3 ó 4 días, o acaso 2 semanas. Reconciliaciones emocionantes, perdones, arrepentimientos y grandísimos propósitos de enmienda, salpicados de promesas de amor eterno… que dura 2 ó 3 semanas, o acaso 4 días.

¡Y vuelta a empezar!

Se trata de relaciones agotadoras que consumen a sus adictos como una droga. Pero algo hay en esa relación enferma que les compensa. La pasión del reencuentro, la excitación de la incertidumbre, el miedo a perderlo todo y el triunfo de creer que todo se posee, son los alimentos que mantienen viva una relación como esta.

¿Es o no es amor?

No es amor, es un parque de atracciones emocional con la cueva del miedo poblada de fantasmas de soledad, junto al castillo encantado de la fantasía decorado con flores de todos los colores. No es amor, es una montaña rusa de emociones fuertes que se muda a vivir a las tripas de sus participantes. El vacío de la ruptura y la caída estrepitosa a la más oscura soledad y el subidón de adrenalina del reencuentro.

Todos sabemos que una relación que necesariamente tiene que terminar y necesariamente tiene que reanudarse ¡tantas veces!, sufre de una grave enfermedad. ¡No es una relación! ¡Es un pecado! Sin embargo, no es fácil desengancharse. No es fácil decir un no definitivo y mantenerse en el NO, a pesar del miedo, de la soledad, del sentimiento de abandono. Hay quienes prefieren tener a quien odiar que estar solos. Hay quienes prefieren tener a un maltratador como pareja que estar solos.

Si estás inmerso en una relación como esta tienes que hacerte preguntas ¿por qué consiento ciertas cosas? ¿qué busco? ¿qué temo?

6 comentarios
  1. Maria Isabel
    Maria Isabel Dice:

    Hola,

    Tengo una relación intermitente desde hace 6 años. Vamos y volvemos. Estamos unos meses, o un año juntos, y lo dejamos otros meses pero seguimos quedando, hasta que por fin decidimos ser otra vez pareja. A los meses lo volvemos a dejar.. así durante 6 años.

    El motivo principal son las infidelidades de mi pareja, y los continuos celos que yo tengo.

    Tras un año separados, pero quedando de vez en cuando, hemos decidido retomarlo. Está mas arrepentido que nunca y ambos sentimos que estamos hechos el uno para el otro

    Desde tú experiencia crees que esta relación tiene futuro, o va a volver a fracasar

    Muchas gracias

    Responder
    • Mariela Michelena
      Mariela Michelena Dice:

      Querida María Isabel, ¿qué decirte? ¡Soy psicoanalista, no bruja!, ja, ja, ja. No sé leer el futuro, por el contrario, me especializo en leer el pasado y en detectar las repeticiones a las que a veces nos aferramos con verdadero entusiasmo. Prefiero responderte con una pregunta que puedes hacerte a ti misma y que tu sola puedes contestar: de todas las veces que habéis vuelto, ¿alguna vez no pensasteis que estabais hechos el uno para el otro y que valía la pena intentarlo? ¿Ha habido alguna infidelidad de la que tu pareja no se haya disculpado? La única forma de volver, en estos casos, es poniendo muchísima ilusión por ambas partes. El problema es que, en ocasiones, la ilusión no garantiza el resultado.
      En fin, que ojalá las cosas salgan bien entre ustedes, y que esta vez sea la definitiva.
      Un abrazo y mucha suerte
      Mariela

      Responder
  2. Anabella
    Anabella Dice:

    Hola, me pasa con el papá de mi hijo, es ocho años menor que yo, sentimos mucha atracción, mucha química desde que empezamos a salir… hasta que la relación se empezó a poner difícil. Cuando nació nuestro hijo, él empezó a salir más con sus amigos, nos empezó a descuidar y siguió alejándose cada vez más… Entré en la anorexia, me sentía cada vez más sola, con un hijo. Volví a encontrarme con un amigo de la adolescencia, empezamos a salir, nos pusimos de novios, fue como el padre perfecto para mi hijo, nos comprometimos… el padre de mi hijo empezó a meterse en la relación y mi «amigo» se volvió un psicópata enfermo de los celos, creyendo con seguridad que lo engañaba. Volví a estar sola… el padre de mi hijo volvió a estar conmigo y desde hace un tiempo, cortamos y seguimos juntos… desaparece, deja espacios vacíos todo el tiempo, me culpa de haber estado con alguien más… conocí a otra persona y me permití nuevamente intentarlo… no resultó de nuevo… volví con el padre de mi hijo y ahora está la relación más que deteriorada y es muy triste la sensación de no compartir nada más que un encuentro íntimo. Nos acercamos y nos alejamos, creo que ninguno de los dos encuentra una solución pero tampoco nos es fácil despegar de la relación, más teniendo un hijo y eso es terrible. ¿se puede reconstruir una relación así?

    Responder
    • Mariela Michelena
      Mariela Michelena Dice:

      Hola Anabela, ¡vaya! Para mí no es sencillo seguir el hilo de tu historia, así que me imagino que para ustedes tampoco debe serlo. En las relaciones nada está escrito ni existen recetas infalibles. Lo que viene bien o es posible en un caso, no resulta para nada en otro… ¿Qué decirte? No parece que sea fácil reconstruir una relación con tantas idas y venidas. Yo te diría que tal vez, si los dos están de acuerdo en intentarlo de nuevo, poniendo toda la carne en el asador, lo hagan a ver si es posible. Merece la pena que se den un tiempo prudencial para sanar heridas y reacostumbrarse el uno al otro. Si en ese tiempo no ha sido posible, me parece que lo más sano sería despedirse con dignidad, con cariño, sin hacerse más daño. Teniendo un hijo en común, nunca podrán separarse del todo. Un abrazo y mucha suerte en el futuro. Mariela

      Responder
  3. Sofía
    Sofía Dice:

    Hola
    Tengo una relación con mi pareja desde hace casi 2 años. Lo conozco desde hace casi 3 años.
    El primer mes de nuestra relación fue muy duro vivimos cosas muy impactantes, posteriormente regresamos a la escuela y yo lo traté mal, me abrazaba con otro chico pero sin llegar a ninguna infidelidad.
    Después de eso yo reaccione que las cosas las estaba haciendo mal y cambie mi manera de ser pues mi autoestima en ese momento estaba por los suelos, lo empecé a tratar bien a él pero fue demasiado tarde y proyecto sus sentimientos en alguien más. Desde ese momento empezamos acortar una, otra y otra vez.
    Teníamos problemas por celos e inseguridades, eso causó que yo proyectará ahora 3 veces más pero un tiempo más corto que él.
    Empezamos el año separados pues las peleas eran duras, después él decidió cerrar el ciclo de la persona en la que el había proyectado, pero yo ya había proyectado.
    De ahí todo se vino abajo porque yo empecé a dar mucho y el ya no daba nada. Terminamos definitivamente hace unos días pues ambos nos estábamos lastimando y creímos que lo conveniente para desintoxicar nuestra relación era eso, no me dio esperanzas de regresar y dijo que esto era por un tiempo indefinido.
    ¿Crees que es sano regresar? ¿Y cuánto tiempo sería conveniente esperar para hacerlo o al menos volver a hablar? Creo que no mencioné pero terminamos bien la relación, el me seguía queriendo y yo igual pero simplemente necesitamos forzosamente una desintoxicación.

    Responder
    • Mariela Michelena
      Mariela Michelena Dice:

      Buenas tardes Sofía, efectivamente, por lo que cuentas, se trata de una relación intermitente de la que me parece que es difícil alejarse. El tiempo de desintoxicación es lo mejor que pueden hacer ambos pensando cada uno en sí mismo. Esta rueda de maltrato, celos y reconciliaciones sólo les asegura sufrimiento. La pregunta que me haces al final, tomando en cuenta que se trata de una relación adictiva, sería como preguntarse: «¿Cuándo puedo volver a consumir cocaína después de salir de una clínica de desintoxicación?» Me parece que eso tendrá que responderlo cada quien… ¡Cuídate! y Muchísima suerte en el futuro.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *