Aceptación

aceptacionLa aceptación no ocurre de un momento a otro; las separaciones y los duelos primero los rumiamos, tal cual como los animales, que mastican, tragan y vuelven a masticar; así nosotros, poco a poco, los vamos triturando, los pasamos de un lado a otro, los distraemos, hasta que finalmente los hacemos nuestros. No hay duda, llegar a ese punto requiere de un gran trabajo. Se trata de poder integrar en el texto de nuestra propia vida también las experiencias negativas y no dejarlas como una nota a pie de página, de «aceptar» que las piedras del duelo también forman parte del caudal de este río de la vida.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto