Creamos un dios

La creación de un dios, de cualquier dios, obedece a una necesidad muy primitiva del ser humano de regresar a ese estado imaginario de sentirnos completos, en el Mariela Michelena - Creamos un diosque nos parecía que no había necesidades, ni carencias y que los peligros de la vida nada tenían que ver con nosotros, porque estábamos protegidos por un ser superior.

Comprender las implicaciones que tiene para la vida cotidiana de una mujer convertir a su pareja en un dios, es un primer paso para empezar a construir una relación de igual a igual.

2 comentarios
  1. Sonia
    Sonia Dice:

    Es difícil dejar de lado la necesidad de protección de un hombre sobre todo en esos días en que lo que nos acontece nos hace sentirnos pequeñas y vulnerables. Puede ser debido también a los cambios hormonales que sufrimos mes a mes. Hay semanas que todo va bien,pero hay semanas que surge esa imperiosa necesidad de afecto,comprensión y protección.
    Un abrazo.

    Responder
  2. Mariela
    Mariela Dice:

    Hola Sonia, es curioso eso que dices porque, lo que suele suceder, es que por una parte necesitamos protección y cobijo y, por otra, somos nosotras quienes protegemos y cobijamos a nuestras parejas como si no pudieran valerse por sí mismos… Así de contradictorios somos los humanos, ¡y las humanas más!!! Y sí, tienes razón, nosotras estamos muy condicionadas por esas subidas y bajadas hormonales que a veces nos dejan poco espacio para el pensamiento racional.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *